Propuesta socialista: rebajar el tipo bonificado a un 4%, en el impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras, para actuaciones con base imponible inferior a 300.000 euros.

¿Por qué? Porque no podemos bonificar de igual manera a un autónomo que acometa una pequeña reforma en su local que al gran grupo que levanta dos plantas de uso comercial o financiero en pleno centro de la villa.

Resultado: abaratar los costes de reforma y rehabilitación en las intervenciones de menor envergadura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>